La separación funcional y estructural: una especialidad de la casa (II)

A continuación expongo brevemente dos casos de separación estructural básicos para entender la evolución de la competencia en el sector de las telecomunicaciones.

El primero de ellos es el caso de AT&T en 1974 y el segundo el caso de BT.

Tal y como narra el blog de la CMT (muy recomendable), todo comenzó cuando el  Departamento de Justicia estadounidense demandó a AT&T y llevó al gigante a los tribunales por comportamiento anticompetitivo. El proceso se complicó en exceso y duró hasta 1982, aunque no fue hasta agosto de 1984 cuando se la escindió en siete operadores, bautizados como Regional Bell Operating Companies o “Baby Bells”: Bell South, Bell Atlantic, Nynex, American Information Technologies, Southwestern Bell, US West, y Pacific Telesis. Esta división se acordó en el llamado “Modification of Final Judgement” americano, que es el consent decree (acuerdo judicial vinculante al que llegan las partes con beneplácito del tribunal) que se acordó entre el United States Department of Justice y AT&T.

Las condiciones del acuerdo fueron que AT&T se debía separar estructuralmente si quería entrar en otros mercados como el de la informática y la electrónica, y conservar el negocio de llamadas de larga distancia. En un principio, fue complicado para AT&T puesto que perdió las llamadas locales y encontró una árida competencia en el sector de las llamadas de larga distancia pero poco a poco fue solucionando los problemas que le iban surgiendo y empezó a adentrarse en el mercado del cable y de la telefonía móvil a principios de 1990, aunque posteriormente los vendió e independizó, respectivamente.

Esta separación evolucionó de una manera distinta de la prevista ya que las “baby bells” acabaron fusionándose entre ellas: en 1996, Bell Atlantic y Nynex se fusionaron y compraron a GTE (actual Verizon); en 2005, AT&T se fusionó con SBC Communications, una empresa que a su vez ya estaba por compuesta por otras Baby bells (Ameritech, Southwestern y Pacific Telesys); en 2006 también incorporó a Bell South.

 

 

Resumiendo: de la inicial partición de AT&T en 7 baby bells quedan:

  • AT&T, Verizon y Qwest
  • 5 grandes empresas de telefonía móvil pertenecientes a Verizon, AT&T, Sprint Nextel Corporation, T-Mobile USA y TracFone Wireless.
  • 8 proveedores de cable como Comcast y Time Warner.

Actualización a 02/03/2011: Adjunto el consent decree original del Modification of final judgement por si alguien lo quiere consultar.

El caso de BT empezó cuando Ofcom (ANR británico) desposeyó a BT de su red de par de cobre en 2005 y creo una nueva empresa llamada Openreach para que se ocupase de ella, tratando de separar los elementos de red. El objetivo era que todos los operadores alquilaran la red en las mismas condiciones sin discriminación. Hasta aquí las buenas intenciones.

Según el estudio de Robert W. Crandall del Brooking Institution, los efectos en el mercado británico no son tan alentadores ya que el crecimiento de las líneas de banda ancha se vio mermado desde la adopción de la separación funcional hasta el tercer cuarto de 2008, pasando de un crecimiento del 50% al 21%, aunque pese a esta desaceleración BT fue el operador británico cuyas líneas de banda ancha crecieron más; vaya, pensaba que tratábamos de fomentar la competencia. El estudio concluye (englobando también a otros países donde se ha realizado la separación aparte de UK) que la separación funcional no ha tenido efectos positivos ni en el aumento de la penetración de la banda ancha, ni en la inversión en redes y el despliegue de la fibra. Se destaca que el crecimiento de la banda ancha se ha frenado y que la inversión, especialmente en redes de nueva generación, se ha disuadido.

En cuanto a la inversión, se remarca que en Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda han tenido que ser los gobiernos, no los operadores, los que hayan anunciado inversiones en redes de fibra óptica. Por el contrario, en países sin separación funcional como Japón, Korea y EEUU han sido los operadores históricos los que han empezado a desplegar FTTH.

Ofcom, en la otra cara de la moneda, concluye que se ha acelerado el proceso de desagregación del bucle, el número de hogares con banda ancha ha pasado del 37% al 65% y se ha reducido la factura para los consumidores, nunca llueve a gusto de todos.

En el caso americano, tampoco las tienen todas consigo y después del tiempo que ha pasado desde las baby bells, se le echa en cara la cantidad de inversión que se ha desperdiciado por esta separación ya que AT&T simbolizaba el progreso tecnológico de su época y su ruptura sacudió la sociedad tecnológica de entonces. Hoy en día parece que ese argumento se ha superado puesto que las empresas de telecomunicaciones saben de la necesidad de la inversión como recurso fundamental para su desarrollo. El principal argumento que se esgrime contra la separación es que asusta a la I+D+I en las empresas alternativas de telecomunicaciones, pero va por países, ya que en Estados Unidos las inversiones están a la orden del día.

Hoy en día, existen algunos países donde se están planteando la posibilidad de recurrir a la separación funcional como Polonia, Japón o Italia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Telecomunicaciones y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La separación funcional y estructural: una especialidad de la casa (II)

  1. Muy buen artículo, me gustó mucho el mapa de EEUU en el que se ve la distribución de las baby-bells. Jorge una pregunta ¿de las 7 baby-bells, todas se dedicaron a desarrollar su negocio dentro del territorio de EEUU, o alguna lo desarrolló en el ámbito internacional?

  2. jorloba dijo:

    Gracias por tu comentario, Miguel. He subido el consent decree original por si lo quieres consultar. El “modification of final judgement” no contiene ninguna prohibición respecto a la posibilidad de desarrollar el negocio fuera de las fronteras de EEUU. Lo que ya no puedo decirte es si efectivamente alguna BOC (Bell Operating Company) diversificó el negocio fuera. En esa época no era muy normal desarrollar el negocio fuera y dada la extensión donde operaba cada Baby Bell en EEUU, ya suponía una masa crítica de clientes por lo que normalmente no necesitaban recurrir al extranjero aunque puede que alguna baby bell lo hiciese efectivamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s