Transición hacia IPv6: Un proceso lento pero seguro, o eso parece (II)

El panorama de transición hacia IPv6 es variado pero escaso. Después de unos 15 años de desarrollos e intentos de implementación nos encontramos con que solo una minúscula fracción del entorno de las TIC se está adaptando. Prueba de esta falta de planificación es el hecho de que APNIC (Asia Pacific Network Information Center), ha asignado el último bloque de IPv4 en su reserva y que ARIN (American Registry for Internet Numbers) tiene previsto empezar a restringirlos a finales de año. Hay que matizar que APNIC ha asignado el último bloque salvo 17 millones de direcciones IP que están reservadas para los nuevos ISP’s que puedan surgir en los próximos meses.

En España, el Ministerio de Industria ha preparado un plan de adaptación a corto plazo de toda la Administración del Estado, subvenciones y ayudas para las pequeñas empresas y el nombramiento de grandes multinacionales del sector tecnológico como entidades colaboradoras para mejorar el coste y la eficiencia del proceso.

A lo largo del mes de abril, el MIYC, comenzará un plan de pruebas del despliegue e integración de IPv6 en sus servicios internos. El nuevo sistema IPv6 se utilizará junto con IPv4 y se trasladará al resto de ministerios y Administraciones Públicas. El plan contará con un programa de subvenciones a proyectos dirigidos a la integración del protocolo IPv6, que podrá consistir entre otros en la realización de pilotos, trabajos de reconfiguración de redes, compra de nuevas licencias de software y la renovación de equipos. Las ayudas públicas irán destinadas a las pequeñas y medianas empresas ya que las grandes compañías tiene sus propios planes e inversiones.

Red.es también tiene previsto adaptarse para asegurar que los nuevos dominios que se vayan registrando, permitan la inclusión de las nuevas direcciones IP de forma automática y sin ningún problema.

El objetivo de la transición hacia IPv6 es su implantación masiva, pero de forma progresiva a través de los siguientes métodos:

  • Doble pila o dual stack, para permitir la coexistencia de IPv4 e IpV6 en el mismo dispositivo y redes.
  • Técnicas de túneles o tunnelling, para evitar dependencias cuando se actualizan hosts, routers o regiones.
  • Técnicas de traducción, para permitir la comunicación entre dispositivos que solo operan con uno de los protocolos: IPv4 o IPv6. Sobre todo, es el caso de comunicación con dispositivos móviles, coches, domótica, etc.

Las ventajas de IPv6 serían:

  • Se evitaría el uso de NAT (Network Address Translation), dada la cantidad de direcciones disponibles y el protocolo IPv6 contempla mecanismos de autoconfiguración.
  • Existe la posibilidad de conectividad de extremo a extremo, sin necesidad de usar NAT. Las aplicaciones como videoconferencia y voz sobre IP, por ejemplo, serán mucho más sencillas y permitirán trabajar mejor.
  • Las características de movilidad de IPv6, permitirán que los dispositivos portátiles puedan funcionar sin problemas y sin interrupciones, incluso cuando el usuario se encuentra en tránsito y debe conectarse a través de diferentes redes.
  • Con el uso de VPN (Virtual Private Network) IPSec, se potenciará el acceso seguro a determinados recursos.
  • El nuevo formato del protocolo permite construir redes con un rendimiento superior y un mejor control sobre la calidad del servicio.
  • Será más fácil de tener más de un proveedor de Internet.

Telefónica ha empezado a tomar posiciones y ha concebido un plan de carácter temporal hasta lograr la transición. La idea es usar NAT a nivel de ISP, cuya consecuencia directa sería que varios clientes del ISP usarían la misma IP pública. Anteriormente lo normal era tener una IP dinámica que podía ser compartida por otro usuario pero no al mismo tiempo. Esta solución temporal tiene muchos problemas respecto a la identificación del cliente conectado ya que si otro cliente que comparte nuestra IP delinque, ¿podría afectarnos? Todo dependerá de como se implementen las medidas, pero aunque se comparta la IP pública del ISP, se puede asignar una IP privada a nivel de NAT que identifique al cliente conectado y evitar posibles consecuencias legales inmerecidas. Otros problemas que conlleva serían los relacionados con el P2P, descargas directas (megaupload, rapidshare) y el gaming online puesto que se comparte la IP pero también las conexiones simultáneas y los puertos. 

Esta solución se empezaría a usar respecto a los nuevas altas de clientes, seleccionando algunas de las que se produzcan a partir de junio y posteriormente el NAT se implementaría de forma masiva en agosto.

Ya.com también ha empezado a migrar a sus clientes a IP dinámica.

La transición hacia IPv6 es un proceso apremiante donde se debe fomentar e incentivar la migración de toda la sociedad de la información desde IPv4 hacia IPv6 por parte de la Administración Pública, ya que las consecuencias de una incorrecta o incompleta transición podrían afectarnos profundamente dada la enorme dependencia actual en las TIC’s por parte del sector empresarial y el resto de la sociedad de la información, y con la situación económica actual, no nos podemos permitir muchas florituras en este aspecto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Telecomunicaciones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s