Breve introducción al “Price Squeeze” en telecomunicaciones

Imagen cedida por kfcatles a través de Flicker

El pinzamiento de márgenes es un tipo de abuso de posición de dominio catalogado como abuso exclusionario en el que se trata de lograr un cierre anticompetitivo del mercado.

 La Comisión Europea lo define:

 “Cuando el conjunto de las tarifas a pagar en concepto de acceso mayorista obliga a los competidores a facturar a sus clientes finales unos precios superiores a los que cobra a sus propios clientes finales por los mismos servicios”

El operador dominante puede reducir los márgenes de los competidores en el mercado relacionado, cobrándoles un precio por el insumo esencial mayor al que cobra a su vinculada, y/o reduciendo su precio en el mercado del servicio relacionado. En la práctica, se reduce el margen de ganancias de los rivales en el mercado relacionado puesto que se controla el recurso esencial. Por ello, empresas con igual eficiencia que la vinculada a aquella dominante que controla el recurso esencial tienen más trabas para permanecer en el mercado, puesto que su competidor tiene menores costos sin que ello se deba a su mayor eficiencia.

El debate en compresión de márgenes se centra en demostrar su existencia, ya que se debe contrastar el precio que se cobra a la empresa vinculada por el uso de la facilidad esencial con el precio que se aplica a sus competidores. Si esto pudiera comprobarse fácilmente se consideraría directamente que se trata de una discriminación de precios. Suele ser habitual recurrir a las pruebas de imputación tarifaria como mecanismo para facilitar la prueba del estrechamiento de márgenes. Estas pruebas se basan en comparar el precio minorista fijado por un operador dominante con el precio mayorista que carga a sus competidores y con una medida de los costes minoristas de la actividad aguas abajo.

Caso Deutsche Telecom

La Comisión Europea sanciona a Deutsche Telecom por “price squeeze” en relación con las tarifas establecidas por dicha empresa para el acceso al bucle local.

Los operadores entrantes en los mercados de telecomunicaciones requieren acceso en condiciones de igualdad y no discriminación al bucle local del operador dominante para poder competir ofreciendo servicios minoristas al usuario final. Sería imposible por parte del entrante replicar infraestructuras de redes construidas a lo largo de décadas. En Alemania, no había otra infraestructura de red que la de Deutsche Telekom y los entrantes se veían obligados a alquilarla, pero se podía dar la circunstancia de que un competidor entrante igual de eficiente que el operador dominante no pudiera ser competitivo porque al entrar en el “retail access market” incurría en pérdidas independientemente de su potencial eficiencia.

Es interesante la diferenciación que la Comisión efectúa entre el mercado de acceso para usuarios finales y el mercado de acceso para intermediarios, puesto que sólo el de acceso para intermediarios obtuvo la consideración de mercado relevante.

Para la consideración de “price squeezing” se deben ponderar varios aspectos:

  1. Inexistencia de necesidad probatoria de precios mayoristas abusivos ni precios minoristas predatorios.
  2. El hecho de que el precio mayorista se regule de forma administrativa no anula la posibilidad de una práctica anticompetitiva. La compresión de márgenes depende de la diferencia entre dos precios y no del nivel de los precios en sí mismo.
  3. As-Efficient-Competitor-Test: Este test indica que una conducta es sancionable cuando lleva a la expulsión de un competidor igual de eficiente que el incumbente. Se debe valorar si en casos de compresión de márgenes deben tenerse en cuenta los propios costes de la empresa dominante (As-Efficient-Competitor-Test) y no los costes de sus competidores (Reasonably-Efficient-Competitor-Test). El As-Efficient-Competitor-Test muestra si un competidor puede competir con la empresa en posición dominante sobre la base de igualdad de oportunidades.

Deutsche Telekom ostentaba una posición dominante en el mercado de acceso para intermediarios y aplicó cargos que imposibilitaban a los intermediarios operar sin registrar pérdidas. Cuando se logró probar el estrechamiento de márgenes no se tuvo que valorar ningún efecto anticompetitivo puesto que tales efectos se presumían por la mera existencia de la referida práctica.

 
Fuentes:
 
Conclusiones sentencia Deutsche Telekom
Pinzamiento de márgenes Wikitel
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Competencia, Telecomunicaciones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s